Crónicas de un inmigrante

Salvador Fraire Ramírez

Mi corazón está abierto. La herida sangra, no puede cerrar. Es difícil ver como en estos tiempos modernos, donde la tecnología nos pasó, donde tenemos acceso a diferentes medios de comunicación, donde día a día se cometen más actos raciales, más abusos a la comunidad inmigrante. Muchos trabajamos con papeles falsos, con identificaciones hechas.

Hay personas que por tener un puesto dentro de alguna compañía o de algún otro trabajo se sienten con derecho a humillar o gritarles a sus empleados. Los inmigrantes sufrimos toda clase de abusos en los trabajos. Y lo que da tristeza y rabia es que por lo regular los que cometen esa clase de abusos sean de tu propia raza: ¡¡¡Hispanos!!! Hispanos que con tener un puesto se creen ya como dueños del lugar de trabajo te gritan y te ofenden, te hacen comentarios ofensivos o te tratan como si fueras una persona ignorante sin conocimiento alguno.

 

¿A qué le tienen miedo?

Hacen eso para quedar bien con el dueño o con el gerente general. Pero, ¿a cambio de qué? En los restaurantes, en los campos de golf, en la construcción, en las compañías de limpieza, en los campos de cultivo, y en muchos otros trabajos es donde se concentran los trabajadores inmigrantes. Y en sus comentarios siempre se escucha lo mismo, abusos por parte de los encargados. ¿¿Por qué toman esa actitud??

 

¡Tienen miedo de perder su trabajo o que algún inmigrante tome su lugar para saber más!

Todo está en contra de los inmigrantes. No tienes licencia de manejo y sin ella no puedes rentar un apartamento. No puedes comprar un carro ni sacar un seguro. No puedes abrir una cuenta en el banco. No tienes acceso a un hospital. El COVID19 nos está llegando muy fuerte y ya hay muchas personas inmigrantes que han muerto por no atenderse, por miedo o porque les piden un seguro y al no tenerlo no los atienden, se dice que la vacuna es gratis, pero ¿¿para quién??

 

Se dicen en público que la vacuna es gratis para todos, pero la realidad es otra. Vas a pedir que te la pongan y tienes que llenar una aplicación con muchos requisitos, y te piden una identificación. Si no tienes ninguna te ponen en espera, o si no calificas no te la ponen. Si se quiere erradicar este virus, se tienen que vacunar a todos.

 

Somos personas. Vivimos, soñamos queremos una vida mejor. Salimos de nuestros países buscando una vida mejor, siguiendo un sueño, que en ocasiones ese sueño se vuelve una pesadilla. La vida se vuelve un caos al saber que, en un país extranjero, como inmigrante pierdes tu libertad y en tu país pierdes todo incluso hasta tu familia.

Descubre más sobre las vivencias de los inmigrantes en el libro de Salvador Fraire Ramírez, El sueño de un inmigrante, ¡ya a la venta en Amazon!

ebooksueñoinmigrante.jpg