¿Mito o realidad?

Salvador Fraire Ramírez

Emigrar de un lugar a otro es difícil si nunca has salido de tu casa, pueblo, rancho o ciudad.

 

Abandonar todo lo que tienes. Muchas cosas pasan que pasarán en tu ausencia. Muy pocos regresan de los que emigran. Forman otras familias, cambian la actitud, las costumbres y la forma de ser.

 

Son muchas las razones por las que tienen que irse. Unos lo hacen obligados por el hambre, otros por darle un futuro a sus hijos de que tengan una educación mejor. Otros huyen por el acoso de los narcos al quitarles sus tierras o por cobrarles para poder vender sus mercancías si cuentan con algún establecimiento de comida o ventas de alguna clase.

 

Las más afectadas son las zonas rurales, donde muy poco se ven las autoridades del Gobierno. Donde hay mucha carencia de todo. Comunidades sin luz, agua, falta de escuelas… No se cuenta con alguna clínica rural, y si la hay no están abastecidas con medicamentos. Se encuentran en el olvido. Para poder curar algún enfermo tienes que viajar a otro pueblo. Si llevas dinero, te atienden. Si no, puedes morir.

Eso pasa en muchos de nuestros países. Es por eso que la gente emigra.

 

Vemos a diario en la televisión reportajes de entrevistas de inmigrantes. ¿Qué es lo que vemos? Muchas entrevistas son pagadas. Otras ficticias. Otras sin fundamento…

 

Para contar una historia tienes que vivirla y sentirla. Tienes que descifrar lo que se siente cuando te despides de tu familia, de tus padres, de tu esposa e hijos. Sabes muy dentro de tu corazón que puede ser la última vez que los veas.

 

Sentir ese nudo en la garganta para no demostrar debilidad y llorar al abrazar a tus hijos, al pedirles su bendición a tus padres. Eso es lo qué se siente en el corazón y en el alma. Te dan ganas de renunciar a tu viaje, pensando en que muchas veces es sin retorno.

 

El inmigrante tiene muchos retos al cruzar de ilegal a otro país. El idioma, permiso para trabajar… Si no cuentas con familiares o amigos allí donde llegas es mucho más difícil la situación que vas a afrontar. Definitivamente es un riesgo. Muchas corren con consecuencias fatales

 

Las fronteras son las más peligrosas. Te enfrentas a muchos peligros: te estafan, te golpean, a las mujeres las violan… En el camino ves cosas horribles que jamás te imaginaste cuando saliste de tu pueblo con la ilusión de una vida mejor. Hay personas que dicen que para que emigras si sabes que vas a sufrir tanto. Juzgar es fácil, pero ponernos en los zapatos de los que lo hacen… Sé que cambiarían las cosas si las vieran.

 

Hay historias muy tristes. Cuando vas caminando por el desierto y ves una persona muerta o heridos, perdidos, sin agua ni comida.

 

Todo esto pasa un inmigrante. Todo por una vida mejor y hacer su sueño realidad.

¿Quieres emigrar? ¡Puedes hacerlo!

La decisión es tuya...

 

¡Descubre más sobre esta historia en el libro de Sueño de un inmigrante de Salvador Fraire Ramírez!

Déjanos un comentario

© 2020 por MADS Magazine. Página creada con Wix.com