Así viven la pandemia los equipos de futbol

La pandemia del COVID-19 no distingue entre las personas, afectando a hombres y mujeres, tanto ricos como pobres. No debemos olvidar que hay personas de alto riesgo como los ancianos o aquellos que padecen dificultades respiratorias o enfermedades previas. Y los equipos de fútbol no son una excepción. Así, son varios futbolistas que se han contagiado ya de este patógeno que comenzó en China y que ya se encuentra en todo el globo.


El riesgo a los contagios y el intento de evitar aglomeraciones masivas de gente impulsó la suspensión temporal de las ligas de fútbol en casi todos los países. Esta medida ha afectado profundamente a la industria del fútbol, ocasionando pérdidas económicas y deportivas que en muchos casos serán irreparables.


Un ejemplo reciente es el caso de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), recientemente multada por el Ministerio de Salud Pública por incumplir el protocolo sanitario y exponer a los futbolistas del equipo Celeste. En este sentido, 16 jugadores de la selección uruguaya de fútbol han resultado positivos al COVID-19 tras los partidos contra la selección colombiana en Barranquilla el 13 de noviembre y la selección brasileña en Montevideo el 17 de noviembre: Viña, Rodrigo Muñoz, Alexis Rolín, Luis Suárez, Diego Rossi, Darwin Núñez, Lucas Torreira, Gabriel Neves, Brian Rodríguez y Diego Godín.


El ministro de Salud Pública uruguayo, Daniel Salinas, comunicó a través de la red social de Twitter que la multa impuesta a la Asociación Uruguaya de Fútbol asciende a unos 534.000 pesos uruguayos, equivalente a unos 15 mil dólares. Dirigentes de la AUF como Ignacio Alonso o Celso Otero han manifestado su inconformidad con la medida tomada por el Ministerio de Salud Pública. En este sentido, han declarado que si bien se tomaron todas las precauciones necesarias para evitar los contagios, es importante considerar que nadie es invulnerable ya que incluso el mejor protocolo puede fallar.


Situaciones parecidas han ocurrido en otros equipos de fútbol en otros países. Por ejemplo, el Genoa Cricket and Football Club difundió a finales de septiembre un comunicado en el que reveló que 14 jugadores del equipo habían resultado contagiados por COVID-19 y puestos en cuarentena y que el club había activado todos los protocolos vigentes e informado a las autoridades pertinentes.


De igual modo, el equipo napolitano fue incapaz de disputar el partido contra el Turin el pasado mes de octubre, cuando la agencia de salud local (ASL) de Nápoles obligó a guardar cuarentena domiciliaria a jugadores como Zielinski y Elmas y al equipo directivo por resultar positivos al COVID-19.


Equipos como el Real Madrid, por el contrario, están de enhorabuena, ya que recupera a jugadores que, como Eden Hazard y Éder Militão, han dado negativo al último test PCR realizado el pasado 19 de noviembre, tras haberse curado de COVID-19.


Estos ejemplos ilustran cómo la relación laboral entre club y futbolistas en esta época de pandemia dará lugar a un sinfín de conflictos que habrá que resolver teniendo en consideración las circunstancias especiales de cada caso. Ante esta situación tan impactante en la que se encuentra la humanidad, se espera que los representantes legales de cada liga generen instancias de diálogo y busquen acuerdos con soluciones convenientes para todas las partes involucradas con el fin de minimizar las pérdidas económicas y sobre todo afecten en menor medida a las personas que viven del deporte.

Déjanos un comentario

© 2020 por MADS Magazine. Página creada con Wix.com