Back to Black: Amy Winehouse y su ingreso al club de los 27

Fue una cantante y compositora británica, conocida por interpretar diversos géneros musicales, entre los que destacan el jazz, el rhythm and blues, el soul, el ska. Asimismo, se la conoce por ser contralto (la voz femenina más grave y muy difícil de hallar, solo un 2% de las mujeres en el mundo lo tiene) registro vocal que fue descrito como “acústicamente poderoso” y capaz de expresar “sus emociones profundamente”.


Con diez años fundó una banda de rap llamada Sweet “n” Sour. Con quince empezó a tocar en pubs de Londres y formó parte de una pequeña banda femenina de jazz. Su novio por aquel entonces, Tyler James, entregó una maqueta suya a un productor, y así fue como Amy comenzó su carrera profesional con solo dieciséis años. Le gustaba la poesía y empezó a escribir la letra de sus canciones como un desafío, siempre a partir de sus propias experiencias personales. Winehouse plasmaba en el papel todo lo que sentía y experimentaba. Su vida entera se reflejaba a través de sus canciones y cuando cantaba se dejaba literalmente la piel transmitiendo abiertamente sus sentimientos. Su forma de escribir era simple pero contundente, capaz de ser la más profunda a la hora de expresarse. Tenía un estilo propio. Era atrevida y sincera. Su padre era un gran admirador de Frank Sinatra y siempre le cantaba temas del artista estadounidense. De hecho, el primer álbum que publicó la cantante se tituló Frank (2003) en honor a “La voz” y fue bien recibido por los críticos, que compararon su voz de contralto con las de Sarah Vaughan y Macy Gray.


En octubre de 2006 fue lanzado su segundo álbum Back to Black. Su lanzamiento principal fue realizado en el Reino Unido. En el mes de junio de 2007, se convirtió en el n.º 9 en Estados Unidos. ​ Back To Black recibió críticas generalmente positivas por parte de los críticos de música.


Peinado y tatuajes

Al principio de su carrera musical llevaba su larga melena negra suelta, pero luego su look se caracterizó por lucir un moño tipo colmena que se conoce como beehive, inspirado en el crepé de los años 50 y 60. Una imagen de rebeldía que acentuaba con la necesidad de lucir una larga cabellera, ya que le daba seguridad, según había confesado en alguna ocasión.

Los tatuajes y el peinado beehive, señas de identidad de Amy Winehouse
Los tatuajes y el peinado beehive, señas de identidad de Amy Winehouse

Su pequeño cuerpo de 1,60 metros y escasos 45 kilos de peso lo adornó con numerosos tatuajes. La influencia de su abuela Cynthia fue tan importante en su vida que tatuó su nombre en su brazo derecho, al lado del dibujo de una mujer con largas piernas y un look muy similar al que ella utilizaba. En el otro brazo llevaba una mujer con los pechos al aire. En el pecho tenía tatuado el nombre de su exmarido, Blake, y en la barriga se podía apreciar el dibujo de un ancla. En el hombro izquierdo se podía leer la frase: “Daddy’s girl” (chica de papá), por la adoración que le tenía a su padre. Uno de sus últimos tatuajes fue el de una lágrima negra en la cara, que simbolizaba la tristeza por estar lejos de Blake, cuando estaba en prisión.


Tristemente Amy Winehouse forma parte del grupo de influyentes músicos que murieron a los 27 años, en la mayoría de los casos por consumo de drogas y alcohol, como Jim Morrison, Robert Johnson, Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin y Kurt Cobain.