¿Cómo es ahora el amor?

¿Qué entendemos por amor?

Desde mi punto de vista, entiendo que no solo son los besos, los mimos los abrazos… La palabra amor abarca muchas cosas: respeto, confianza, sentirse seguro/a con esa persona, sentirse a gusto… ¿De qué valen los besos y el sexo si después de eso, entre esas dos personas hay otras muchas más, que reciben el mismo trato, las mismas palabras de “amor”?


Las palabras, como bien dice la letra de una de mis canciones preferidas, se las lleva el viento. No basta con decir te juro que te amo, si cuando mires hacia otro lado, esa misma persona está repitiendo la misma escena con otra, que conoció en ese momento. Es mi opinión. Yo creo en actos, no en palabras. Eso he ido aprendiendo a base de caídas y errores.

Fuente: Unocero


¿Cómo ha cambiado el amor?

Ha cambiado de manera drástica la forma que tenemos de relacionarnos. No solo en personas adultas, sino también en los más jóvenes, los adolescentes, que además de tener que lidiar con sus cambios hormonales, no pueden salir como antes, de manera normal, con naturalidad. Deben guardar distancias de seguridad, llevar su mascarilla, que impide mostrar la total gestualidad de su cara y mostrar sus sentimientos hacia su novio o novia. Antes de que cerraran los pubs, las discotecas y de que nos confinaran, estos eran los lugares favoritos de los más jóvenes.

Fuente: ABC


Hoy en día, ya no pasa tanto tiempo, entre la primera cita y el día en el que consuman el “amor”, en algunas circunstancias, ni llegan a conocer a la persona con la que se acuestan.

¿Dónde han quedado los mensajes de texto, las conversaciones a altas horas de la noche conversando con esa persona tan especial? Ni que decir de las cartas, las flores y todos estos símbolos románticos que antes se regalaban con más frecuencia. Ahora van directamente al grano, no se andan con chiquitas. Un polvo y para casa, como se suele decir.


En este confinamiento, hemos vuelto de alguna manera a revivir aquellos tiempos de chatear con la pareja, de conocernos más a nosotros mismos y a la persona que está detrás de esa pantalla. Yo pienso que es una ventaja: poder ir conociendo los gustos de aquella persona, poder verse por video llamada, aunque no nos podamos abrazar ni besar podemos hablar, intercambiar información. Para muchos adolescentes, está siendo un reto considerable quedarse en casa sin poder salir. Se lo toman como un castigo pero no es así.


De salir cada fin de semana a la plaza del pueblo, a la discoteca o a casa del amigo a montar una fiesta en la que beber sin pausa, a no poder hacer nada de eso.

El amor en personas adultas, también se ve censurado. No en su totalidad, pero la falta de contacto hace que se vaya disipando esa emoción. Yo me siento como cuando iba al instituto y solo podía, ver a mi novio los días que no tenía que estudiar o ir a clase. Siento que mi relación en vez de avanzar, retrocede, a causa del impedimento del confinamiento. Todo volverá a su cauce. Aprovechemos estos tiempos de estar en casa, para conocer más a esa persona con la que estamos o que recién empezamos a salir.


Ha cambiado el amor, es cierto. Es hora de conocer más interiormente a tu pareja y así saber si esa persona te conviene, coincide con lo que tú andabas buscando o todo lo contrario.

¿Cómo ha cambiado el amor en vuestras relaciones? ¿Para bien o para mal?

Dejadnos vuestra opinión en los comentarios, con mucho gusto los leeremos.

Nos vemos mañana con un nuevo tema.