¿Cómo ha sobrevivido el día de los enamorados a la pandemia?

Hemos sido partícipes de una crisis mundial, no solo económica sino también emocional. Muchas personas, al cerrarse las fronteras, no han podido visitar a sus familiares, a sus parejas… Generando esto en nosotros, un sentimiento de tristeza, de impotencia al no poder hacer nada al respecto. Pero no os preocupéis, que esta pandemia no podrá con nuestro San Valentín.


En algunas regiones, como en Nueva York, se permitirán las reuniones en los restaurantes, con una capacidad reducida del 25% a partir del 14 de febrero. Anunció este viernes el gobernador Andrew Cuomo. En China, el pasado San Valentín, las parejas renunciaron a sus planes o buscaron otros más caseros, a causa del COVID, que ha tirado por tierra las ilusiones de quienes iban a cenar en restaurantes de lujos o hacer una escapada romántica.

Fuente: Diario Femenino


Es difícil ver carteles promocionales, por las desiertas calles de Pekín, donde tan solo algunos establecimientos se resisten a cerrar, siguen adelante con sus ofertas, reduciéndolas al servicio a domicilio. Adiós a la escapada del día de los enamorados, y esto que calló en viernes, invitando a un puente el fin de semana.

En Colombia, esta fecha se llevó a cabo el tercer sábado del mes de septiembre, (el 19 de septiembre). Día en el que se esperaba, que existiría un buen movimiento en los establecimientos comerciales y que los restaurantes, abiertos bajo estrictos parámetros de bioseguridad, repunten en sus ventas, que fueron afectadas por la pandemia.


¿Por qué se cambió a septiembre?

Por un tema económico. En el año 1969, los comerciantes convencieron al gobierno nacional, para que se cambiara la fecha original (14 de febrero) para el mes de septiembre, ya que muchos creían que los gastos escolares del mes de febrero, afectaban las ventas de la jornada del “Día del Amor y la Amistad”.


¿De dónde salen las famosas rosas de San Valentín?

Detrás de las rosas, que se regalan todos los años para San Valentín, se esconden las historias de lasa colombianas cultivadoras, que cada año cortan con destreza esas rosas, empacándolas en ramos para que lleguen al resto del mundo.


En la capital colombiana, 7700 hectáreas de invernaderos forman un manto blanco, en la Sabana de Bogotá. Una zona, en la periferia de Colombia, donde se resguardan las flores, que hacen de este país el segundo exportador de rosas del mundo. Con más de cien destinos internacionales.


Fuente: Caracol


El sector floricultor colombiano, genera más de 140.000 empleos directos. El 65% los ocupan las mujeres, que en su mayoría, sustentan solas a sus hijos. Sus jornadas se alargan más de doce horas en las tres semanas previas al día de San Valentín, para que las rosas que cortan y empacan con soltura, lleguen a tiempo a las floristerías y supermercados de EEUU, país al que se destina el 78% de flores que salen de los aeropuertos colombianos.


Entre el periodo enero-noviembre del 2020, los esfuerzos coordinados con los afiliados del gremio, permitieron exportar 1306 millones representados en 228.326 toneladas de producto. Esto representó un decrecimiento de las exportaciones del 5% frente al año anterior y 4,6% respectivamente.

Las flores colombianas, llegaron a Japón, a China, gracias al apoyo de Pro Colombia y siguiendo todas las medidas de prevención contra el COVID.


¿Os gustan las rosas o sois más de bombones? Dejadnos vuestra opinión acerca del increíble trabajo que hacen estas personas.


Estáis invitados a seguir leyéndonos, nos vemos mañana con un nuevo tema.