El arte del papel

¿Qué es la papiroflexia?

La Papiroflexia, es el arte de doblar papel para crear ciertas formas bidimensionales y tridimensionales, sin usar tijeras ni pegamento. Proviene del latín papyrus (papel) y flexus (doblar). Es un arte, introducido por los musulmanes en Europa durante el periodo de su ocupación. En España, fue popularizado por Miguel de Unamuno, quien escribió varios libros sobre «cocotología», que es como denominaba al arte de hacer pajaritas en papel (término derivado de la palabra cocotte, «gallina», en francés).


El origami, al llegar a Hispanoamérica, se adapta y cambia su nombre de la raíz japonesa a la raíz latina, pero conservando el mismo significado. Seguramente es en este punto donde los papiroflectas y los origamistas, encuentran, que llamándose de diferente manera y teniendo una carga histórica diferente, han terminado realizando la misma práctica con las mismas normas.


El origami, proviene de las palabras japonesas “ori” (doblez) y “gami” (papel). Es el término que más se utiliza para nombrar a la papiroflexia. Su historia se remonta a los tiempos en los que se inventó el papel hace más de 2000 años. En Japón, esta destreza se considera de gran nivel y es digna de respeto al punto de ser transmitida de una generación a otra, enseñándose en escuelas especializadas en ella.

Beneficios de llevar a cabo esta actividad

Vamos a ver en esta lista, los beneficios del origami en los niños:

  • Incentiva la imaginación, ya que el niño puede hacer sus propios diseños de origami para crear nuevas figuras. Se potencia la capacidad de visualizar e imaginar.

  • Desarrolla la destreza manual y la coordinación de las manos con los ojos. Para crear una figura perfecta hay que realizar los pliegues con cuidado y precisión. Por eso mismo, también mejora la atención.

  • Desarrolla la paciencia y la constancia. El niño aprende, que son necesarios varios intentos para que la figura de origami salga bien. Conseguirá aprender de los errores, algo que le va a ser muy útil.

  • Mejora la memoria, puesto que se debe llevar la cuenta de qué pliegues se han hecho y cuáles son los que se han de hacer a continuación.

  • Ayuda a comprender conceptos espaciales: delante, detrás, arriba o abajo.

  • Refuerza la autoestima. Cada acierto es un éxito, que motiva al niño a seguir probando y aprendiendo.

  • Relaja a los niños, pues hace olvidar posibles situaciones de estrés o temores que pudieran tener en un momento dado. Es una buena actividad para entretenerse.


El origami, también está relacionado con las matemáticas. Los pliegues en el papel son operaciones de simetría y geometría, y hay incluso estudios publicados sobre cómo resolver ecuaciones de tercer grado a través de la papiroflexia, doblando papel.

Leyendo los beneficios de esta lista me han entrado ganas de llevar a cabo esta divertida actividad. ¿Y a ti? Dales a los más pequeños la oportunidad de desarrollar sus habilidades, de manera divertida y amena.


Comparte con nosotros tu opinión acerca de este tema

No te olvides de seguir leyéndonos

Nos vemos pronto con más temas interesantes