El grito

Celebramos el 209 aniversario de la Independencia de México de la Corona Española. Fue en la madrugada del 16 de septiembre de 1810, cuando dio comienzo la Guerra de la Independencia. El cura Don Miguel Hidalgo y Costilla reunió al pueblo de Dolores Hidalgo, haciendo sonar las campanas de su iglesia y declarándose en guerra contra los españoles.

Los españoles antes del 1519 ya estaban instalados en Cuba, al mando de Diego Velázquez de Cuéllar, quien intenta varias veces entrar en América. En el 1518, le encargó a Hernán Cortés que lo intentara de nuevo. Hernán somete a los primeros nativos en Santa María de la Victoria (Tabasco), este pueblo indígena, los mayas, le ofrecen 20 mujeres y otras ofrendas como símbolo de paz. Moctezuma, el gobernante de la ciudad mexica de Tenochtitlan, sabía que Hernán Cortés estaba llegando y quiso intercambiar con él regalos, ofrecerle riquezas, para así poder librarse del imperio español sin necesidad de luchar ni hacerse daño, para que se fueran. Tenochtitlan acabará cayendo en manos españolas el 13 de agosto de 1521.


Miguel Hidalgo, un sacerdote y militar, fue quien dio comienzo la Guerra de la Independencia con el famoso Grito de Dolores, en la noche del 15 y la madrugada del 16 de septiembre, y finalizó el 27 de septiembre de 1821. El objetivo principal de este movimiento era liberar a México del poder de los españoles.


Sabías que…

La campana de la parroquia de Dolores que utilizó Miguel el día del grito se trasladó en 1896 desde Guanajuato hasta el Palacio Nacional en la Ciudad de México. Así lo quiso Porfirio Díaz, en ese entonces presidente de México, para tocar la campana, la noche en la que empezaran las fiestas de ese año. El nombre completo del cura Hidalgo era Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla y Gallaga Mondarte Villaseñor. España no reconoció la Independencia de México hasta pasados 15 años.


La primera etapa de la independencia es el grito de Dolores, una de más las importantes que va desde el 16 de septiembre de 1810 hasta el 17 de enero de 1811, con la batalla de Puente de Calderón. En la conspiración de Querétaro estaban involucradas importantes figuras como Miguel Hidalgo, Ignacio Allende y Juan Aldama, tal y como denunciaron Ignacio Garrido y Francisco Bustamante ante el intendente Riaño.


Desde entonces el grito de Dolores ha sido característico de los mexicanos: para protestar contra el Gobierno y muy a menudo en las reuniones o fiestas de familiares y amigos.