Fuegos artificiales... Una vida no vale 5 minutos de diversión

En un post anterior analizábamos el impacto de los fuegos artificiales en perros y gatos y os ofrecíamos diversos consejos para poder calmarles. Pero los perros y los gatos no son los únicos que sufren con los fuegos artificiales. Por ejemplo, pueden tener consecuencias nefastas para los pájaros.

El estruendo que producen las detonaciones de los fuegos artificiales daña considerablemente a los animales menores como los pájaros. Este ruido se une a la música a alto volumen de algunos hogares, creando una contaminación acústica difícil de soportar para el frágil oído de la mayor parte de los pájaros.

Muchos canarios, palomas y loros fallecen de un infarto producido por el susto que les ocasiona la explosión de un cohete.

No tenemos más que ver cómo salen despavoridas las aves de los jardines de nuestras casas y los de los parques al oír un ruido de tal estruendo. Muchas veces pierden el control y se estrellan contra edificios, paredes, alambrados o ventanas. Ellas por instinto buscan su protección para salvar su especie, por ende, dejan sus nidos en busca de un lugar seguro.


Los fuegos artificiales pueden causar otros efectos sobre las aves. Por ejemplo, los períodos de formación de pareja y de nido son especialmente sensibles, porque cualquier disturbio fuerte que ocurra en esos momentos, como los fuegos artificiales, provocarán como resultado más probable el aborto para las parejas involucradas: ese año no producirán pichones, ya sea porque los cazan otros animales al abandonar la madre el nido o porque se caen del mismo. Además, al día siguiente, muchos pájaros se comen los residuos de los fuegos artificiales pensando que es comida lo que generalmente les produce una intoxicación grave y, en muchos casos, letal.


Algunos métodos que pueden ayudarnos a proteger a las aves para que no se asusten con los fuegos artificiales son:

  • Cierra las ventanas de la casa

  • Coloca su jaula en la habitación donde haya menos ruidos y que sea oscuro.

  • Tapa la jaula con un manto y deja un espacio abierto para que pueda respirar.

No es necesario prescindir totalmente de los fuegos artificiales, pero no cuesta nada actuar de forma más responsable para garantizar de no hacerle daño a pájaros inocentes. Como ya han hecho muchas ciudades, apuesta por los fuegos artificiales silenciosos, y al menos evita que esos cinco minutos en los que tu te diviertes acaben con tantas y tantas vidas de pobres aves inocentes.

Déjanos un comentario

© 2020 por MADS Magazine. Página creada con Wix.com