La igualdad de género llega a Birmania

Este país, para conseguir la paz debe contar con las mujeres en la mesa de negociación, de los 910 expertos que negocian el proceso de paz y la reconciliación nacional, sólo hay 154 mujeres, es decir, el 17%.

Fuente: publico.es


En Birmania las mujeres tienen, todavía, un papel secundario, en gran parte del país. Aunque cuentan con una mujer al frente del gobierno, Aung San Suu Kyi, no basta en este país que recién empieza a luchar por la igualdad social. Los principales problemas sobre la igualdad de género de este país son: las tradiciones, la discriminación cultural y la falta de información y acceso a la educación y las desigualdades laborales.


Aquellas mujeres que trabajan en el campo, en el sector de la agricultura, reciben el nombre de trabajadoras del campo y no como agriculturas. No tienen derecho a heredar la tierra ni ser las dueñas y no se les permite tomar decisiones.


La organización, Land Core Group, trabaja para fomentar los derechos de los trabajadores y trabajadoras de la tierra, de las minorías étnicas y las mujeres en el ámbito rural. Su intención es, construir un diálogo real entre los trabajadores y trabajadoras de la tierra y sus propietarios, promover los derechos de cultivo de los colectivos y luchar por la igualdad en el campo. Su último proyecto fue creado con el fin de dar voz a las mujeres agricultoras, pretende que se vea el día a día de las mujeres en Birmania a través de una exposición de fotos, denunciando al sistema por como las tratan. Las fotografías son de trabajadoras, madres, miembros de la comunidad, parejas, amigas, e hijas. Fueron las propias mujeres quienes explicaron su situación y las imágenes.


Shunn Lei es una activista por los derechos de la mujer y creado de la organización Rainfall Gender Study, creada en 2011 para tratar el tema del género. Una de las claves es que se entienda el término igualdad desde un punto de vista femenino.


La violencia machista también es un problema junto al de la falta de apoyo para las mujeres maltratadas, la ausencia de centros de acogida y otros lugares a los que poder asistir en caso de violencia machista.

Fuente: elperiodico.com


Este país ha estado controlado, desde su independencia, por militares y por monjes budistas, lideradas por hombres.

¿Se cambiará está forma de vida para las mujeres? Apostemos por un mundo donde no importe de que género seas para poder tener derechos, voz y voto.

¿Qué pensáis vosotros acerca de esto?

Dejarnos vuestra opinión en los comentarios.

Os invitamos a seguir leyéndonos.

Nos vemos la semana que viene con más contenido