La Nasa critica a China por un acto de gran irresponsabilidad

Después de varias intensas jornadas haciendo cábalas sobre dónde podría caer el cohete Long March 5B, lanzado por China para llevar a la cápsula Tianhe, finalmente sus restos han ido a parar al Océano Índico. Así lo asegura la agencia espacial china, que fija el oeste de las Islas Maldivas, como punto de entrada.

Una gran parte del cohete, se habría quemado al volver a entrar en la atmósfera terrestre, según el informe, de la Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China. Por su parte, el comando Espacial de Estados Unidos, informó que el proyectil había entrado en la Tierra sobre la Península Arábiga.


El Long March 5B, con más de 30 metros de largo, 5 de ancho y más de 18 toneladas de peso, puso en órbita una nueva espacial china, el pasado día 29 de abril. Estuvo volando sin control por el espacio, hasta que fue arrastrado a la Tierra por la gravedad. Gran parte de los cohetes utilizados para elevar satélites al espacio, realizan reentradas controladas con el océano como destino, o bien quedan en las conocidas como órbitas "de cementerio", con lo que permanecen en el espacio durante décadas.


Pero en este caso, según Jonathan McDowell, astrofísico del Centro de la Universidad de Harvard, "deja estos grandes escenarios en órbita baja". Este mismo experto confirmó la hora de entrada: "Volvió a entrar sobre el Océano Índico cerca de las Maldivas alrededor de las 2:14 (4:14 en España) del 9 de mayo. En medio de la ventana de predicción".


La Agencia Espacial Europea, preveía que podía entrar en "cualquier porción de la superficie de la Tierra entre 41,5° norte y 41° sur de latitud". Entre ellos estaban varios países como Estados Unidos, Australia, Japón, España, Portugal, Italia o Grecia. Minutos antes de su entrada final en la atmósfera, el cohete surcó el cielo de varias ciudades españolas como Vigo, Zamora, Valladolid, Calatayud y Reus. La amenaza de caer en tierra firme y habitada no era insignificante, según los expertos.


¿Qué opina la Nasa acerca del aterrizaje de este cohete?

Científicos estadounidenses, criticaron que el programa especial chino, permitiera el reingreso incontrolado de un cohete tan grande. El administrador de la NASA Bill Nelson, reprendió al país asiático por no estar cumplir con los estándares de responsabilidad respecto a sus desechos espaciales.

Las críticas son porque estos cohetes carecen de un sistema de propulsión adicional que les permita regresar a una zona concreta de la Tierra, lo que ya provocó en el año 2000 que uno de ellos cayera en el océano Atlántico y sobre Costa de Marfil. Y es que el programa chino, tiene previstos hasta once lanzamientos de este tipo entre 2021 y 2022, a fin de completar la construcción de su estación espacial antes del comienzo de 2023. ¡Esperemos que caigan en tierra de nadie si es que llegan a lanzarse!


¿Qué pensáis vosotros al respecto?

Comparte con nosotros tu opinión en los comentarios

No te olvides de seguir leyéndonos

Nos vemos mañana con nuevos temas