Sarah McBride, la primera senadora transexual de Estados Unidos

Se graduó en la Escuela de Artes Cab Calloway. Se crió en Wilmington donde trabajó de la mano de Beau Biden, hijo de Joe Biden, que murió de un tumor cerebral en 2015.

Fuente: Elplural


Ella, comparte el dolor con su jefe al haber perdido a su hijo y en 2018 publicó el libro, Tomorrow Will Be Different, en él cuenta sus experiencias en la lucha para la igualdad y su relación con su marido, Andrew Cray, quien murió de un cáncer, al que ella cuidó hasta que murió.


Sarah McBride ha hecho historia, es la primera senadora transexual que participa en el partido demócrata, de los EEUU. Tan solo tiene 30 años, pero en 2019 frenó el intento por parte de Donald Trump de recortar en la sanidad para las personas trans. Con 24 años tuvo un papel importante en la aprobación, en su estado, Delaware, donde se prohíbe la discriminación basada en la identidad de género para poder trabajar, para la vivienda, contratar un seguro o acceder a instalaciones públicas. Ganó las elecciones con más del 90% de los votos, con 7.902.


Este fue su comentario en Twitter, tras ganar las elecciones:

"Lo hemos logrado. Hemos ganado las elecciones generales", espera que se "muestre a los niños de la comunidad LGTBQ que nuestra democracia es lo suficientemente grande para ellos también". Por último, añade "mientras Delaware continua enfrentando la crisis de la COVID-19, es hora de ponerse a trabajar para invertir en las políticas que marcarán la diferencia en nuestras familias trabajadoras".


Recibió muchas muestras de odio durante la campaña e insultos por las redes sociales. En las anteriores elecciones participó en la Convención Nacional Demócrata, en la oficina de prensa en la campaña nacional de los derechos humanos.


Sarah dice que muchos de los temas que nos afectan en el día a día tienen que ser tratados a nivel estatal, no voy a desaprovechar mi puesto como senadora. Es el momento y e lugar idóneo para dedicar mis esfuerzos y energía. Soy feliz en este puesto, de senadora.

Fuente: El tiempo


Y por si fuera poco, McBride ha liderado la lucha por la educación gratuita, una sanidad accesible y una reforma en el sistema de justicia.


Un aplauso para ella, ojalá hubiera más personas como Sarah.

¿Qué pensáis al respecto? ¿Qué os parece la idea de aceptar a cada persona por muy diferente que sea?

Dejarnos vuestra opinión en los comentarios.

Os invitamos a seguir leyéndonos.

Nos vemos mañana con nuevos temas.