Un amor pandémico

Hace más de un año que vivimos en una nueva situación. A todos nos ha pillado de sorpresa. No sabemos cuándo podremos volver a vivir como lo hacíamos antes. Esa incertidumbre nos acompaña día a día. Hay quien dice que esta nueva manera de relacionarnos, de vernos… es permanente, que nada volverá a ser como era antes. No hay una respuesta clara acerca de esto. En esta situación ha nacido un nuevo tipo de amor, un Amor Pandémico, como bien su nombre dice, se ha desarrollado durante esta pandemia.


Un amor frío, distante, virtual. Distinto a como estamos acostumbrados a verlo. Nos ha desconcertado a todos, hemos tenido que adaptarnos en el menor tiempo posible. Siendo la principal protagonista, la Distancia, en la mayoría de relaciones: aquellas que recién estaban empezando y aquellas que aunque ya llevaban tiempo, han tenido que lidiar con esta terrible distancia, dejándose de ver a diario, dejando de disfrutar de esos abrazos tan cálidos, esos besos llenos de pasión, de amor, que nos hacían estar más unidos. Gracias a esos besos y abrazos la llama seguía viva.

Fuente: Nueva Tribuna

Ahora, en estas circunstancias, es cuando se ve si un amor es de verdad o simplemente son pamplinas.Si esa persona, te da los buenos días, durante todo este tiempo, sin esperar nada a cambio, sin chantaje emocional sin querer solo sexo, felicidades porque esa persona te quiere de verdad. Yo opino que, un Buenos días amor, ¿qué tal has dormido?, dicho desde dentro no por puro interés, vale oro. Pero si esa persona, viendo que no podéis veros por el confinamiento, deja de perder el interés por ti, de escribirte, de mandarte mensajes halagadores, simplemente por saber de ti, por saber cómo te va, esa persona no te merece, no vale la pena.

Fuente: Clarín


También están aquellas parejas, personas que viven juntos, que tienen niños y no pueden mostrar sus sentimientos más románticos hacia su pareja, por falta de intimidad. De vez en cuando es bueno hacer una escapada romántica, salir de la rutina del hogar y disfrutar de esa velada tan íntima. La falta de tiempo, ya sea por el trabajo, por los niños… y el forzado confinamiento en el que vivimos, han hecho que muchas parejas se separen.


Este amor pandémico no les ha sentado bien a todos. Aunque no todo es malo, conozco casos de familias que han crecido, dejando de ser dos para ser tres. El teletrabajo tiene muchos beneficios: poder disfrutar de aquel bebé que acaba de venir al mundo, darle amor a los más pequeños, que a veces ese es el principal motivo de sus berrinches.


Este nuevo amigo, el amor pandémico, que nadie sabe si se quedará con nosotros por mucho tiempo, ha provocado muchas situaciones buenas. No todo es negro siempre.


Volveremos a amarnos como hacíamos antes, con más ganas con más intensidad. Como si dejaran de existir las demás personas del mundo y solo estuvierais tú y aquella persona con la que compartían en lecho, con la que estableces un contacto lleno de ese sentimiento que tanto añoramos en su integridad, el Amor.


Vosotros, ¿qué opináis al respecto? Dejad vuestra opinión en los comentarios.

Nos vemos mañana con otro tema. ¡Feliz semana a todos!