Una fuerte explosión destruye un edificio en Madrid

Una fuerte explosión en la calle de Toledo en Madrid (España) ha destrozado las plantas superiores de una Parroquia residencia pocos minutos antes de las 3 de la tarde según informan testigos presenciales del suceso. Si bien aún se desconocen las causas de la explosión todo parece apuntar hacia una explosión de gas. Los daños también alcanzaron a varios vehículos estacionados en la cercanía del edificio, que aún se encuentra ardiendo. Las imágenes, recogidas en este video, no podrían ser más escalofriantes…





Todos sabemos lo peligrosas que son las estufas de gas: quemaduras de contacto, inhalación de gases altamente tóxicos y letales como el monóxido de carbono, incendios, explosiones… ¿Cómo es posible que, año tras año, debamos seguir asistiendo a explosiones como ésta? La razón… el bajo costo de estas estufas comparado con sistemas alternativos de calefacción. ¿Pero realmente vale la pena el riesgo?

Los fabricantes de estufas de gas han hecho gran hincapié en cómo deben usarse estas estufas para minimizar el riesgo de combustiones incompletas que puedan dar lugar a los mencionados peligros. Así, por ejemplo, es importante que si tienes una estufa de gas:

  • Verifiques que el color de la llama sea azul y no rojiza, ya que una llama azul indica que la combustión se dio completamente, minimizando con ello la formación de compuestos intermedios como el monóxido de carbono.

  • Controla que la llama no se apague en ningún momento.

  • Ubica la estufa lejos de materiales inflamables como madera o telas. En este sentido, es muy importante alejar la estufa de materiales comunes en las casas como los muebles y la cortina. Deja siempre un espacio de al menos un metro y medio entre estos materiales y la estufa para evitar que puedan inflamarse.

  • Controla el interruptor de salida de gas y que corte realmente la salida cuando no estés usando la estufa. No hacerlo así puede conducir a la acumulación de gas en tu vivienda y provocar una explosión en cualquier momento.

  • Revisa el correcto funcionamiento de la estufa regularmente, y hazla revisar siempre al inicio de la temporada.

  • NUNCA duermas con la estufa encendida ni la dejes encendida cuando te vayas de la habitación.